NOSOTROS

Clisé, gliese… GLISE
Voz francesa que define el proceso de impresión. Reproducir con planchas de metal la composición. Previamente se ha sacado un molde para plasmar lo atemporal y crear lo perdurable. Ahora, juntos lo quebramos. Retomamos al medio impreso y lo revalorizamos para darle vida a un elemento coleccionable.
GLISE nace entre la tradición y la vanguardia. Papel, tinta y barniz ahí donde la página resulta un respiro, un viaje, un paréntesis, una provocación, aliento… estampar y dejar huella, como lo hacen las estrellas en la más oscura de las noches.
Orgullosos de nuestro idioma. Orgullosos de Latinoamérica. Orgullosos de México y su proyección internacional. De sus dalias, de su águila real, de herencias que abrazan y abrasan al calor de las pasiones y sus contradicciones.
También, en la mejor de las acepciones es el lugar común. Común para todos. Espacio de encuentro y diálogo. De tendencia pero también de permanencia, ahí donde lo intrascendente bajo la mirada correcta se vuelve lujo, arte, prestigio, excepción, lo excepcional…La segunda mirada. Impresión que reafirma. Paso que se estampa en suelo mexicano con viento universal. Piel que no desdeña el mundo digital, pero que de entraña de ende la tradición y la experiencia que sublima la inmediatez. Perdurar más allá de la vorágine y la espectacularidad. Memoria atemporal del gusto. Colección de recuerdos que nos conforman y que, en un momento dado, revisitamos.
Un territorio nuevo y eterno al mismo tiempo, en el que la intuición de lo que viene se mezcla con la tradición de lo que permanece. Fértil, como México, pero con una mirada global que no se queda en la superficie de la belleza, sino que escarba en sus raíces. Una pasión que todos llevamos dentro y que nos pide más y más según descubrimos nuevas joyas.
Glise camina, se detiene, observa, lee, habita, disfruta, conoce, degusta, vuelve a los lugares y los redescubre; en lo esencial, comparte y pulsa el embeleso de un tiempo sin tiempo…
Alfonso Miranda Márquez